Un viaje al lejano oeste con LEGO

En el año 1996, los ciudadanos, los piratas, los caballeros y los astronautas dieron la bienvenida a unos nuevos personajes en el mundo de LEGO: los vaqueros. LEGO Western reproducía escenas y edificios típicos del salvaje oeste como la oficina del sheriff (6755), el banco (6765) o la mina de oro abandonada (6761). El fuerte de los soldados (6769) fue el set estrella de esta colección. Entre los habitantes del oeste había civiles, soldados y bandidos.

LEGO Western introdujo nuevas piezas: accesorios como revólveres, rifles y toneles grandes; complementos para las minifiguras, como los pañuelos de los bandidos y las gorras de los soldados; y ladrillos para imitar construcciones hechas con troncos. Además, en esta colección debutó el color arena. Primero se utilizó para las planchas de los edificios, después sería habitual encontrarlo en las piezas.

El lejano oeste se amplió al año siguiente con la llegada de los indios, siendo estos las primeras minifiguras de LEGO con rasgos raciales. Para diferenciar a los indios, se fabricaron tres piezas nuevas de pelo: el tocado del jefe, el gorro del hechicero con forma de bisonte y una pieza genérica para el resto de miembros de la tribu. Además de unos caballos personalizados, los indios estaban acompañados de serpientes, un animal nuevo en la fauna de LEGO. Entre las piezas más curiosas de esta temática destacó un tronco de árbol roto en el que se podían esconder las minifiguras.

La duración de la colección LEGO Western fue muy corta y después de 1997 no se volvieron a fabricar nuevos sets. Sin embargo, en 2002 LEGO reeditó los conjuntos sets más populares de la colección (el fuerte, el poblado indio y la oficina del sheriff) con nuevos números de referencia: 6762, 6763 y 6764 respectivamente.

Aunque LEGO ha lanzado algunos personajes del oeste en su colección de sobres sorpresa, no ha vuelto a sacar una línea propiamente dicha. Al menos, sin estar relacionada con una licencia, ya que en 2013 llegó la colección de El Llanero Solitario, coincidiendo con el estreno de la película de Disney del mismo título. Gracias a esta línea, LEGO incluyó en su catálogo nuevas piezas como el cráneo de vaca, el tomahawk, el cuervo, así como piezas personalizadas para que las cabezas de las minifiguras se parecieran a los personajes de la película. Algunos de los sets de esta colección podían parecer “revisiones” de la temática Western original (como la oficina del sheriff, el banco, la mina y el tipi), sin embargo, también se crearon dos vehículos que se echaron en falta en la colección anterior como la diligencia de pasajeros (79108) o el tren (79111). No obstante, El Llanero Solitario tuvo una vida más corta que la línea Western.

Desde entonces, LEGO no ha vuelto a visitar esta temática. Esperamos que algún día la vuelta al lejano oeste no sea tan lejana.

NOTA: Si queréis echar un vistazo a varios de los sets relacionados con ambas colecciones, podéis pasar por la tienda a ver la exposición que hemos montado.

Brick Bang presenta: LEGO Minifiguras. La exposición

Pensar en LEGO es pensar en piezas de muchos colores, pero si hay algo tan icónico como son sus ladrillos, son sus personajes de cuatro centímetros de altura. Aunque LEGO se fundó en 1932 y su primer ladrillo de 2×4 se creó en 1949, las minifiguras, tal y como las conocemos, no nacieron hasta 1978. El primer hombre que pobló el mundo de LEGO fue un agente de policía.

Desde entonces, las minifiguras siempre han sido una parte fundamental de los sets de LEGO, pero en el año 2010, la compañía lanzó una serie que resultó novedosa. Esta colección, en lugar de estar formada por las habituales cajas para construir modelos, consistió en empaquetar en sobre una minifigura con accesorios. La serie 1 de esta colección, llamada LEGO Minifigures, salió a la venta en mayo de ese año con el número de referencia 8683 y tuvo una enorme acogida por parte de los aficionados y coleccionistas. La primera serie estaba formada por 16 minifiguras de temáticas clásicas de LEGO como Ciudad, Castillos, Oeste y Espacio, y debutaron nuevos personajes como el payaso, el cavernícola y el zombi. Además de incorporar accesorios y piezas habituales, los sobres coleccionables incluyeron accesorios completamente nuevos.

Al igual que sucede con los cromos, la filosofía de esta colección se basaba en la sorpresa de no saber qué personaje tocaría en cada sobre, pero los más avispados se dieron cuenta de que cada modelo tenía su propio código de barras identificativo. Lo mismo sucedió con la serie 2 (número de referencia 8684), por lo que para la serie 3 (8803), LEGO decidió eliminar los códigos de barras individuales. Aunque desde entonces se habla de un sistema de puntos en relieve en el envase, la mejor manera para identificarlas es el tacto. Un arte que requiere destreza y, sobre todo, paciencia.

Gracias a estas minifiguras, la población del mundo de LEGO ha crecido en estos últimos años con una media de tres nuevas series por año. La variedad de figuras ha enriquecido el universo de LEGO con personajes clásicos de la literatura, el cine, la historia, diferentes profesiones y gente disfrazada; precisamente, los disfraces es una de las temáticas más deseadas por los coleccionistas. Además, LEGO ha alternado estas colecciones con series más específicas dedicadas a La LEGO película (71004), Los Simpsons (71005 y 71009), los personajes de Disney (71012) y LEGO Batman: La película (71017). Con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres celebrados en 2012 y del Mundial de Fútbol de Alemania, LEGO lanzó dos series de minifiguras especiales. La serie del equipo olímpico de Gran Bretaña (8909) y la serie de la selección alemana de fútbol (71014) se distribuyeron en exclusiva en el Reino Unido y Alemania respectivamente. Pero si hay un personaje deseado por todos dentro de esta colección, ese es Míster Gold. La tirada de este hombre dorado fue reducida. LEGO sólo escondió 5.000 copias de este personaje dentro de los sobres de la serie 10 (71001), lo que la convirtió en la minifigura más codiciada de toda la colección.

En esta muestra, podéis admirar tanto las dieciséis series habituales como las series de La LEGO Película, Los Simpson y Disney. Y, por supuesto, para que la colección esté completa, no podía faltar Míster Gold como joya de la corona.

BRICK BANG, diciembre 2016