Un viaje al lejano oeste con LEGO

En el año 1996, los ciudadanos, los piratas, los caballeros y los astronautas dieron la bienvenida a unos nuevos personajes en el mundo de LEGO: los vaqueros. LEGO Western reproducía escenas y edificios típicos del salvaje oeste como la oficina del sheriff (6755), el banco (6765) o la mina de oro abandonada (6761). El fuerte de los soldados (6769) fue el set estrella de esta colección. Entre los habitantes del oeste había civiles, soldados y bandidos.

LEGO Western introdujo nuevas piezas: accesorios como revólveres, rifles y toneles grandes; complementos para las minifiguras, como los pañuelos de los bandidos y las gorras de los soldados; y ladrillos para imitar construcciones hechas con troncos. Además, en esta colección debutó el color arena. Primero se utilizó para las planchas de los edificios, después sería habitual encontrarlo en las piezas.

El lejano oeste se amplió al año siguiente con la llegada de los indios, siendo estos las primeras minifiguras de LEGO con rasgos raciales. Para diferenciar a los indios, se fabricaron tres piezas nuevas de pelo: el tocado del jefe, el gorro del hechicero con forma de bisonte y una pieza genérica para el resto de miembros de la tribu. Además de unos caballos personalizados, los indios estaban acompañados de serpientes, un animal nuevo en la fauna de LEGO. Entre las piezas más curiosas de esta temática destacó un tronco de árbol roto en el que se podían esconder las minifiguras.

La duración de la colección LEGO Western fue muy corta y después de 1997 no se volvieron a fabricar nuevos sets. Sin embargo, en 2002 LEGO reeditó los conjuntos sets más populares de la colección (el fuerte, el poblado indio y la oficina del sheriff) con nuevos números de referencia: 6762, 6763 y 6764 respectivamente.

Aunque LEGO ha lanzado algunos personajes del oeste en su colección de sobres sorpresa, no ha vuelto a sacar una línea propiamente dicha. Al menos, sin estar relacionada con una licencia, ya que en 2013 llegó la colección de El Llanero Solitario, coincidiendo con el estreno de la película de Disney del mismo título. Gracias a esta línea, LEGO incluyó en su catálogo nuevas piezas como el cráneo de vaca, el tomahawk, el cuervo, así como piezas personalizadas para que las cabezas de las minifiguras se parecieran a los personajes de la película. Algunos de los sets de esta colección podían parecer “revisiones” de la temática Western original (como la oficina del sheriff, el banco, la mina y el tipi), sin embargo, también se crearon dos vehículos que se echaron en falta en la colección anterior como la diligencia de pasajeros (79108) o el tren (79111). No obstante, El Llanero Solitario tuvo una vida más corta que la línea Western.

Desde entonces, LEGO no ha vuelto a visitar esta temática. Esperamos que algún día la vuelta al lejano oeste no sea tan lejana.

NOTA: Si queréis echar un vistazo a varios de los sets relacionados con ambas colecciones, podéis pasar por la tienda a ver la exposición que hemos montado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *